top of page
  • Writer's pictureSoraya Lara

Valía personal de los padres, modelo para los hijos.

Pregunta del lector: La familia está en total desintegración. Los padres no tienen tiempo para compartir con sus hijos y con su pareja. En muchos casos, ambos trabajan. Otras tienen dinero y tiempo, pero la prioridad no son sus hijos. Todo parece un caos. ¿Cuáles serían sus recomendaciones para la familia de hoy?


Respuesta de la terapeuta: Las condiciones sociopolíticas y económicas de alguna manera afectan, en mayor o menor nivel de gravedad, según el país en el que se desenvuelva una familia. Familias que viven en contextos vulnerables o con situaciones adversas pueden desarrollar habilidades para sobrevivir en el día a día sin presentar problemas de adaptación social.

La integridad psicológica puede preservarse si como grupo social se cohesionan y enfrentan las situaciones para resolverlas pensando en el bienestar común. Las personas que cuentan con un sistema familiar y una comunidad que ofrece apoyo tienen mayores posibilidades de salir hacia adelante. Los vecinos, maestros, líderes religiosos y amigos de confianza, se constituyen en personas significativas que garantizan una fuente de apoyo en momentos críticos.

Los valores y las creencias que predominan en las familias sirven como mecanismos reguladores de comportamientos, tanto en el sistema familiar como en el social. Asimismo, fortalecen el sentido de pertenencia en una comunidad o grupo social porque comparten la misma idiosincrasia.

La familia, sin tomar en cuenta el país en el que se encuentre, posee una estructura y normas de funcionamiento que definen los modos de relación que refuerzan el sentido de pertenencia. Se nutre del vínculo afectivo, de la valoración entre sus miembros, por el respeto a la dignidad, el apoyo y la confianza.

La valía personal de los padres se constituye en el modelo por excelencia para los hijos, la asumen y la organizan en su estructura mental y la adoptan inconscientemente como propias. Forma parte de su identidad y, por lo tanto, incide en la forma en que se relacionarán con su entorno más próximo, la familia y su contexto comunitario. Aprenden a valorarse, a tener una actitud más positiva hacia la vida, a desarrollar habilidades de afrontamiento frente a las situaciones adversas, a considerarse personas dignas, fuertes, apegadas a los principios y valores, además, a relacionarse con los demás en un marco de respeto y tolerancia. La familia mantiene su definición como ente de organización social.


13 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentarios


bottom of page