top of page
  • Writer's pictureSoraya Lara

Soraya Lara de Mármol, “la violencia machista es uno de los problemas principales del Estado”

Entrevista por Lily Luciano

Periódico Hoy


En República Dominicana, no solo son los hombres directamente agresores quienes violentan a las mujeres, con el argumento “si no es mía no es de nadie”. Ese tipo de violencia es sustentada por una que es estructural. Una que se da en la cotidianidad de un sistema patriarcal. Actualmente la violencia machista es uno de los problemas de Estado más importantes que tiene el país. Partiendo de esa realidad el trabajo de Soraya Lara de Mármol al frente del Patronato de Ayuda a casos de Mujeres Maltratadas (Pacam), no es tarea fácil, tiene que enfrentarse día por día a un monstruo de muchas cabezas. Con Lara conversamos a propósito de la conmemoración el pasado jueves 8 del Día Internacional de la Mujer, sobre los desafíos de las dominicanas para frenar la desigualdad de género. La especialista en materia de género puso el dedo en la llaga; nos coloca frente al espejo de nuestra realidad, advirtiendo que entre otras cosas para avanzar hasta la igualdad se necesita: paridad política, suficiente recursos para prevenir y perseguir este mal social, fortalecer las acciones y leyes que garanticen el acceso a la justicia para las mujeres, entre muchas otras acciones.


¿Cómo ve la situación de las mujeres en República Dominicana?


Nos encontramos en una situación de avances, pero también de desafíos y falta de apoyo de los organismos de Estado que permita una ruptura entre los modelos estereotipados de desigualdad entre hombres y mujeres. En nuestro país se requiere de mujeres en el escenario político que representen un auténtico compromiso en impulsar cambios estructurales de corte social, laboral y legal que trasciendan el discurso elemental de años anteriores mediante acciones contundentes que reflejen la búsqueda incesante en alcanzar la igualdad 50/50.


¿Cuáles son los desafíos de la mujer dominicana en este momento?


La mujer dominicana durante años ha asumido retos importantes, como por ejemplo ocupar las aulas universitarias, se ha insertado en el mercado laboral y ha incursionado en las microempresas. Las mujeres motorizan una parte importante de la economía. Creo que el reto actual es demandar a nuestros políticos que gobiernen y legislen a su favor. Hasta tanto no alcancemos la igualdad, los desafíos estarán y nosotras tendremos que estar alertas hasta lograrla. Nos merecemos una vida digna, salarios justos y que los hogares se conviertan en espacios seguros para las mujeres.

¿Por qué puede afirmarse que efectivamente existe discriminación contra la mujer en el país?


Es indiscutible que cuando hablamos de discriminación contra la mujer como colectivo social, familiar, laboral y profesional es porque en pleno siglo XXI el trato es desigual por su condición de género. Las mujeres no ocupan generalmente puestos como presidentas o directoras ejecutivas de grandes empresas, rectoras y ministras, en la mayoría de los casos. Los salarios mantienen una brecha que las desfavorece significativamente. En la actualidad, la mujer es maltratada de distintas formas por su pareja, en las calles; el acoso sexual persiste y los feminicidios mantienen altos índices. Otras realidades de la cotidianidad reflejan la desigualdad por la condición de ser mujer.


¿Qué le hace falta al gobierno para ofrecer mayor protección a las mujeres en materia de violencia doméstica?


Acciones: intervención integral de todos los organismos del Estado en la transversalización de género, en la que los hombres y las mujeres puedan gozar de las mismas oportunidades; disponer de un presupuesto justo destinado al cumplimiento de las políticas públicas claramente establecidas con objetivos alcanzables, sin perder de vista el 50/50 por la igualdad, y articular acciones conjuntas con la sociedad civil que favorezcan agilizar y concretar la igualdad. Además, que formen parte de las políticas públicas la inclusión de programas de concienciación a los hombres con el objetivo que favorezcan la eliminación de las creencias que muestran a la mujer como un ser subordinado y un objeto sin derecho a tomar decisiones sobre su propia vida, a mantener una relación de igual a igual en la relación de pareja y a compartir escenarios públicos en los que puedan participar con el mismo grado de autonomía en las tomas de decisiones concernientes a los derechos humanos que las beneficien de igual manera que a los hombres.


¿Qué mensaje les deja a las mujeres dominicanas?

Amarse a sí mismas, es la manera inviolable de ser, sin corromper el espíritu, la moral ni las emociones.

5 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page