top of page
  • Writer's pictureSoraya Lara

¿Ser resiliente también duele?

Respuesta de la terapueta: La resiliencia es un proceso que comprende diferentes niveles como son el emocional, el cognitivo y el conductual.

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas de sobreponerse a la adversidad con resultados positivos.

Las personas son conscientes de que su contexto es precario y de que lo que le sucede es adverso. Sin embargo, tienen la capacidad de desarrollar habilidades que les permiten adaptarse favorablemente con una mirada optimista y con la plena convicción de que enfrentar los problemas centrados es la solución es un arma para seguir hacia adelante.

No se trata de conformismo. El conformista se entrega y renuncia a considerar de que existen otras posibilidades para continuar con la vida duela o no.

La resiliencia es un proceso, lo que significa que mientras ocurran situaciones dolorosas , las personas continuan esperanzadas en que todo pasará, aprenderán y darán un nuevo significado a la vida con base en la experiencia.

Ser resiliente implica, además de tener una actitud optimisma, centrar la atención en la red de apoyo familiar, social e institucional, madurar en la espiritualidad y crear un nuevo estilo de vida.

Cognitivamente las personas no se sienten incapaces, no se dejan atrapar por la desesperanza y la impotencia, ni se rinden.

Emocionalmente reconocen el estrés emocional, la infelicidad y el bajo estado de ánimo temporal, pero se estimulan a sí mismos para no deprimirse.

Por lo tanto, mantener la coherencia en la forma de pensar y sentir, conducirá a un comportamiento como personas resilientes.



56 views0 comments
bottom of page