top of page
  • Writer's pictureSoraya Lara

¿En qué consiste la violencia económica que sufren las mujeres casadas o separadas?

.

 

 

¿En qué consiste la violencia económica que sufren las mujeres casadas o separadas?

 

Respuesta de la terapeuta: Podemos indicar dos escenarios, la violencia económica estructural y aquella a la que es sometida la mujer por la pareja o expareja.

 

La primera se refiere a la violencia producto de las desigualdades imperantes que incrementa la pobreza en las mujeres, no tan solo en la República Dominicana, sino también en otros países de Occidente y Oriente.

 

La violencia económica que sufren las mujeres en manos de sus parejas menoscaba la autoestima y la independencia, pues las estrategias utilizadas las condicionan a ser económicamente dependientes.

 

Si la mujer trabaja, el agresor usa ciertos mecanismos para que abandone el empleo. La mayoría no se opone abiertamente, sino a través de obstáculos y descalificaciones.

 

En el Patronato de Ayuda a Casos de Mujeres Maltratadas (Pacam) se han realizado investigaciones que lo evidencian. En el 2019 y 2021, se encontró que de las mujeres que buscan acompañamiento emocional más del 68% la sufren.

 

Por otro lado, en el 2022 (Lara y Pérez) encontraron una relación significativa entre los distintos tipos de violencia que sufren las mujeres, es decir que, a mayor violencia económica, mayor violencia psicológica, sexual y física. Además, que en las mujeres expuestas a los distintos tipos de violencia la salud mental se ve afectada.

 

Las respuestas de las mujeres que participaron en el estudio de 2019, acerca de la violencia económica patrimonial fueron las siguientes: 69.4 % indicó que sufreeste tipo de violencia. El 15.3 % dijo que la pareja le impide ir al supermercado, 15.3 % afirmó que la pareja es quien prepara la lista de la compra advirtiéndole no añadani quite nada.  El 24.7 % de las mujeres realiza alguna compra o usa el dinero del modo que él dice, por miedo a que le golpee, grite o avergüence en público. El 35.9 % señaló que su pareja agresora incumple con sus responsabilidades económicas en el hogar. Por otro lado, el 20.6 % dijo que él le niega el dinero cuando ella o sus hijos tienen que ir al médico para que no pueda consultarse y el 15.9 % respondió que le niega el dinero para los medicamentos que necesitan tanto ella como sus hijos. El 11.2 % no permite que la mujer cobre su propio sueldo para él manejarlo.

 

En cuanto a la violencia patrimonial, el 47.6 % de los hombres le esconde a la pareja cuánto gana. En el 28.2 % le ha ocultado las propiedades o bienes que posee. El 21.8 % de los casos el agresor ha puesto las propiedades solo a nombre de él o de un familiar. 42.9 % indicó que la pareja le impide tener conocimiento y/o acceso a sus cuentas bancarias. Mientras, el 24.1 % esconde dónde guarda los títulos de propiedades o no le permite tener acceso a ellos.

 

En el estudio correlacional sobre los rasgos de personalidad y violencia, (Lara-Caba y Pérez-Estévez, 2023) , se encontró que a mayor violencia económico-patrimonial aumentaban los rasgos de paranoia, hipervigilancia, persecusión y resentimiento, así como sentirse  más retraídas, distantes, poco convencionales, aisladas, incomprendidas y rechazadas por losdemás,  mayor inquietud, impulsividad y altos niveles de energía. Estos resultados que evidencian el impacto en las características psicológicas de las mujeres expuestas a la violencia.

 

 

Cuando una mujer se ha separado del padre de sus hijos, inicia la manipulación a través de la manutención como estrategia para mantener el control y generar sufrimiento.Entre los comportamientos que hemos observado en la práctica clínica se encuentran tardar meses en entregar la pensión alimentaria, no entregarla completa, dejarla de entregar o condicionar a la mujer a que se reúna con él para entregarla.

 

En los casos en que el hombre tiene buenos recursos económicos no concede el divorcio a la pareja para evitar la partición de bienes.

 

No podemos dejar de indicar como violencia patrimonial cuando la pareja agresora rompe los trastes, objetos, ropa de la mujer y muebles (sillas, mesas, puertas, ventanas, entre otros) así como quemar la casa.

 

Tanto el sector público como el privado deben prestar atención a esta realidad, de modo que puedan ofrecer nuevas alternativas para que las mujeres emprendan proyectos y salgan del maltrato que sufren.

 

 

Enhorabuena al proyecto Emprende Mujer del Banco Popular

64 views0 comments

コメント


bottom of page